La camisa blanca es “la” camisa de las camisas.
Ha ido transformándose a lo largo de la historia para reinventarse y convertirse en un básico necesario en el closet de cualquier hombre.
Su origen se remonta hasta el 1500 a.C. y es el ideal máximo de pulcritud y limpieza en el vestuario. Usada primero como parte de la ropa interior, la camisa blanca surgió como un elemento clave par definir las instancias ceremoniales y formales.
Pronto, la camisa acompañó al vestir contemporaneo y al traje de hombre, donde la calidad material y de confección diferenció unas de otras.
En Sastrería Calabrese, nuestro servicio de Camiseria a Medida, cuenta con exquisitos materiales como el algodón y la seda para la confección exclusiva. Diseñada para ocaciones especiales podemos escoger cuellos, puños, botones y terminaciones. Un gusto único por la calidad.